Miguel de la Madrid; algunas claves

El “sismo”

No es mera especulación. Algunas vidas se habrían salvado si Miguel de la Madrid hubiera aceptado la ayuda de otros países dentro de las primeras 24 horas, tras el terremoto del 19 de septiembre de 1985. Hoy buena parte de la clase política manifiesta lamentar el deceso del expresidente. Ninguno de los influyentes de ella pidió llamar a cuentas a don Miguel por esa decisión errónea, luego de su administración. ¿Será que realmente se conduelen por su fallecimiento, cumplen con un formalismo al que se sienten comprometidos o pensarán: “cualquiera de nosotros la pudo haber regado así o peor”?

 

El Fondo del retiro

Don Miguel ha sido el único expresidente, hasta donde sé o recuerdo, que ha desempeñado un cargo en la función pública luego de haber terminado con su periodo como titular del Ejecutivo. Él previó su retiro activo, en una actividad de corte más cultural que política, como director de la paraestatal Fondo de Cultura Económica, un rostro semiamable de la burocracia. Para ello mandó construir un edificio bonito y se mudó laboralmente a él. Esto nos habla de una sucesión de terciopelo, en la que no hubo punto de ruptura entre el nuevo presidente y su predecesor durante la nueva administración. Carlos Salinas de Gortari fue su jefe durante seis años.

 

Planeación y evaluación

Son momentos en los que hay una reiterada referencia a menciona a De la Madrid como un modernizador del Estado mexicano. ¿Eso qué quiere decir? Pues que sentó los principios de las políticas públicas como hoy los venimos conociendo en sus distintas etapas, de manera especial en lo que se refiere a la planeación y la evaluación, a partir, por ejemplo, de la Ley de Planeación, de 1983. Un gobierno moderno trabaja conforme a programas que se establecen en planes para el cumplimiento de objetivos que son medibles por el cumplimiento de metas, esto es una forma de focalizar las prioridades, coordinar las acciones, optimizar los recursos y rendir cuentas. El  Sistema Nacional de Planeación Democrática fue concebido como: “un conjunto armado de relaciones fundamentales, que establecen las dependencias y entidades del Sector Público entre sí, con las organizaciones de los diferentes grupos sociales y con las autoridades de las entidades federativas, a fin de efectuar acciones de común acuerdo”, incluía mecanismos de participación en una estructura institucional.

 

Manzanillo

Así como Miguel Alemán hizo de Acapulco la joya turística de su sexenio, Miguel de la Madrid quiso hacer de Manzanillo un nuevo destino internacional superior al guerrerense, pero al paso del tiempo resultó fallido. Manzanillo se desinfló al paso de los años desde que acabó el sexenio de don Miguel. Las Hadas era un conjunto hotelero residencial demasiado ambicioso y en una orografía espantosa. Actualmente Manzanillo no tiene nada que hacer como destino turístico nacional o internacional en comparación con Nuevo Vallarta, Los Cabos y Huatulco, en el Pacífico. Es significativo que Aeroméxico no tiene vuelos con destino a Manzanillo. Que ese desarrollo turístico –frustrado- promovido por don Miguel haya sido en su estado natal, Colima, del que fue gobernador, despertó en su momento suspicacias respecto a si más que para el beneficio a la entidad resultaba en lo personal, por aquello de quienes pudieron haber ganado con las transacciones comerciales de los terrenos.

PRD

De la Madrid es el padre del Partido de la Revolución Democrática (PRD) al haberse inclinado en la sucesión presidencial a favor de una nueva generación de políticos y su proyecto de modernización y no por los restauradores del echeverrismo. La ruptura de priistas se dio hasta el final de su sexenio, se mantuvieron en la nómina hasta el último año. Uno de ellos, Andrés Manuel López Obrador, conserva una impronta delamadridística tan profunda que su promesa de campaña, 24 años después, es: La Renovación Moral de la Sociedad.

Anuncios