Roderic Ai Camp: “las élites permiten conocer el liderato político”

ImagenEntrevista a Roderic Ai Camp

Nadie como Roderic Ai Camp ha estudiado más a las élites de México. Durante más de tres décadas el profesor del Colegio Claremont McKenna, en Los Ángeles, California, ha publicado cerca de una veintena de títulos al respecto, la mayoría de los cuales son el resultado de un banco de información que ha actualizado constantemente con datos de las biografías de los líderes más importantes de la política, el ejército, la intelectualidad, el clero y el empresariado, así como entrevistas abiertas a muchos de ellos. Tras haber dedicado al menos una obra a las élites que forman esos líderes, y varias otras a los aspectos relativos a su socialización y reclutamiento, su libro Las élites del poder en México (Siglo XXI, 2006) estudia la formación de redes al interior de las élites y entre ellas. Con esta novedad editorial, la siguiente entrevista a Roderic Ai Camp trata sobre algunos detalles teóricos y metodológicos sobre sus estudios de las élites, y su relación con acontecimientos recientes.

—Héctor Villarreal: ¿Cuál es el valor académico para la ciencia política del estudio de las elites que no le aportan otras perspectivas teóricas?

 —Roderic Ai Camp: Es importante porque implica que vale la pena conocer la composición del liderazgo y, por eso, que se puedan examinar las características de esos grupos para saber, por ejemplo, que efecto tiene el reclutamiento en el sistema político y sus funciones.

—¿Las entrevistas confirman la evidencia empírica que revela su base de datos?

 —Confirman lo que muestra mi base de datos, pero añaden mucho más información que no se puede examinar empíricamente.

¿Qué temas quedan por estudiar sobre las elites en México?

 —Hay muchos. Por ejemplo, qué papel juegan sus valores religiosos en sus decisiones como políticos.

¿Cuáles son los principales cambios que encuentra en las elites de México después de tres décadas de estudiarlas?

 —En la fuente de su educación, privada; su extracción social, más alta; su urbanidad; su nivel económico, más alto; sus experiencias afuera de México, y, por parte de los políticos, sus experiencias en el sector privado.

¿Ha encontrado evidencia o cree que la composición de las elites —en su socialización y reclutamiento— pueda modificarse como consecuencia de la demanda de cuotas de representatividad promovidas por grupos de presión, según características de género, étnicas o capacidades diferentes?

 —Generalmente, en México, no, con la excepción de genero. Hay cambios importantes en la representación de mujeres en el ramo legislativo a causa de que se acuerdan cuotas en los partidos políticos.

Su libro Mexico´s mandarins. Crafting a power elite for the twenty-first century, recientemente publicado en español, ¿puede considerarse como conclusivo del conjunto de toda su investigación sobre élites en México?

 —Hasta el momento de su publicación, sí; pero estoy trabajando en otro estudio sobre el liderazgo político nacional, y creo que voy a encontrar otras conclusiones como consecuencia de la democratización.

¿Cómo comprender desde el estudio de las elites los liderazgos de izquierda de Andrés Manuel López Obrador y Patricia Mercado, ex candidatos a la presidencia?

 —Son producto de una larga historia de este tipo de personas en la política mexicana; lo que cambió en los últimos años es la oportunidad a expresarse más abiertamente en un sistema competitivo, que muestra la importancia de la estructura política en la formación de las elites.

Para leer la información curricular de Roderic Ai Camp, incluyendo la lista completa de sus publicaciones, puede consultarse el siguiente dominio en internet: http://govt.claremontmckenna.edu/rcamp/

Entrevista publicada en MetapolíticaISSN-e 1405-4558, Vol. 11, Nº. 52, 2007, págs. 107-108

Anuncios